AFP

La nieve artificial se ha vuelto una necesidad en los centros de esquí de Santiago que cada vez reciben menos nevadas sobre la cordillera andina, afectada por el cambio climático y la polución de la capital chilena.