EFE

Detrás del mostrador, Ali Gneid ve cómo la mirada de los clientes se pierde ante los elevados precios de lomos y costillas, mientras tachan de la lista la carne que no se van a poder llevar a casa.