AFP

El nuevo misil balístico intercontinental gigante presentado por Corea del Norte en un desfile es una amenaza explícita contra al sistema de defensa antimisiles estadounidense pero también un desafío implícito al presidente Donald Trump, según los expertos.