AFP

Eréndira Guerrero, una costurera mexicana de 55 años, pasó de coser cubrebocas a confeccionar osos de peluche con prendas de quienes fallecieron por el covid-19 para ayudar a los deudos a superar el duelo.