Una canción de Christian Cedeño, en esta ocasión interpretada por el veragüense Abel Pardo.