Consistía en atravesar la piscina mediante una tubería resbalosa y tocar la campana. Suena fácil, pero los competidores se la vieron a gatas