Roberto Durán tuvo un desahogo, en el cual debía responder lo primero que se le venía a la mente con las palabras que les daban Alexis y Annette.