Sultán llega a la casa de los Atahan con la esperanza de ver a Efsun.