César Camaño

Un juego de realidad virtual ayudará a especialistas a detectar el alzheimer, una de las enfermedades más devastadoras y que no tiene cura.