El delincuente identificado como Azael Fernández tenía en su poder B/.9.75, todo en monedas de 25 centésimos. El resto de las ofrendas lo había arrojado.