Los venezolanos portaban varias tarjetas de créditos, que se presumen sean clonadas, además de 400 dólares en efectivo.