Entre 12 a 16 años tienen las víctimas de mujeres adultas, que buscan satisfacerse sexualmente. En muchos de los casos, las víctimas son hijos de las agresoras. En las denuncias, que se manejan en el Ministerio Público, se está aplicando la norma y evaluando las afectaciones en las víctimas.