Un día al año, los diablos andan sueltos en un poblado del suroeste de Panamá correteando a los moradores y lanzándoles petardos, para luego repartirse el cielo y la tierra en un efímero reinado que concluye hoy, con la celebración del Corpus Christi.