Las autoridades de República Dominicana y Panamá extreman los esfuerzos para capturar a un dominicano, presuntamente implicado en los asesinatos de estudiantes en La Chorrera.