Los secretos que conocía como informante de la CIA le valieron a Manuel Antonio Noriega de importantes herramientas para armar el plan que lo llevaría a gobernar Panamá.