El sector industrial trata de recuperarse de las pérdidas causadas por el cierre de la carretera interamericana, al tiempo que pide un diálogo sincero entre el gobierno y los grupos indígenas