Según los abogados del expresidente Martín Torrijos el llamamiento a juicio hecho por el magistrado Abel Zamorano, por el caso de supuestos sobornos a legisladores en el 2001 para la aprobación del Centro Multimodal Industrial y de Servicio (CEMIS) es político y no tiene justificación.