Los panameños no están seguros ni en su casa, 12 de los 48 crímenes registrados en el mes de julio fueron cometidos en la misma residencia de las victimas.