Lo que se pensó era una tragedia afortunadamente solo resultó ser una suposición. Dos niños que habían sido reportados desaparecidos y que supuestamente fueron atacados por un lagarto, finalmente estaban recluidos en un albergue, ubicado en Tocumen.