El cónclave que empieza el martes para designar al sucesor de Benedicto XVI tendría que ser corto, en todo caso no superar los cuatro días,"Estamos preparados para entrar en el cónclave y será más largo que el último", aseguró este lunes tras la última reunión previa al encierro en la Capilla Sixtina.