De acuerdo a los satélites de hidrometeorología las lluvias en Panamá tardarán, lo que alargaría la temporada seca, perjudicando principalmente al sector energético por la disminución de agua en los principales embalses que alimentan las hidroeléctricas y al sector agropecuario.