Vestida de flores blancas y celestes, la Iglesia de la Inmaculada Concepción, en el distrito de La Chorrera, fue el escenario donde se le dio un emotivo y último adiós a alguien que fue más que un camarógrafo, un hombre ejemplar, trabajador y excelente compañero: Bolívar Jurado.