Dos de los jóvenes que vandalizaron la cruz que se encuentra en la cima del Volcán Barú acudieron voluntariamente ante la dirección regional del Ministerio de Ambiente en Chiriquí.