Ariel Ríos

Ante los más de 200 casos de COVID-19 registrados en el centro penitenciario La Nueva Joya, familiares y abogados de los privados de libertad expresaron su preocupación por las condiciones de salud en la que se encuentran.