Milagros Córdoba

Nadie discute las bondades que ofrece la virtualidad, pero la delincuencia también la aprovecha para hacer de las suyas contra empresas, adultos y sobre todo niños.