Celayda Castillo

Pacientes afectados por el envenenamiento con dietilenglicol y familiares de las víctimas se mantienen a la espera de una certificación de salud para poder recibir una pensión vitalicia.