El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Héctor Alexander

Catherine Perea

El ministro de Economía y Finanzas de Panamá, Héctor Alexander, presentó ante la Asamblea Nacional (AN) un proyecto que permite modificar el tope del déficit fiscal, para enfrentar los efectos sanitarios y económicos generados por la pandemia del COVID-19.

El proyecto de ley modifica un artículo de la Ley 34 de 2008 de responsabilidad fiscal.

Publicidad

De acuerdo con el MEF, la disminución de la actividad económica y la caída de ingresos fiscales obliga al Gobierno a modificar los topes.

Los topes del déficit fiscal del Sector Público no Financiero serían modificados de la siguiente manera: para el año 2020 entre 9% y 10.5%, en el 2021 entre 7% y 7.5%. Luego bajaría en el 2022 a 4%, asimismo en el 2023 a 2% y para el 2024 el tope se mantendría en 2%, mientras que en 2025 estima que se ubicará en 1.5%.

Al inicio de la pandemia, indicó el MEF, el gobierno diseñó y puso en marcha una nueva estrategia financiera para contratar el financiamiento requerido para viabilizar el Presupuesto General del Estado, que requería la suma de B/. 2,213.7 millones, para cubrir el déficit fiscal del año, así como B/. 1,730 millones para pagar las amortizaciones.

A medida que evolucionó la disminución en la recaudación de ingreso, mencionó la entidad, la nueva estrategia financiera incorporó la contratación de nuevos créditos externos para cubrir la caída de los ingresos, los cuales al mes de septiembre totalizaban B/.1,795.2 millones.

De no contarse con estos créditos adicionales, no es posible mantener el monto original del Presupuesto General del Estado para la Vigencia 2020, indica el MEF.

La urgencia de mantener el monto original del Presupuesto General del Estado tiene como objetivo mantener el nivel de gasto en la economía y de esta manera no afectar, adicionalmente, la caída del Producto Interno Bruto (PIB) para el año. Además, es importante sostener el monto del presupuesto original para mantener los niveles de los programas de subsidios a las personas, hogares y la Caja de Seguro Social por un valor de B/. 1,651.1 millones”, sostiene un comunicado.

Publicidad