Celeste Vargas

Los residentes colindantes con los Río Congo y Trapichito en La Chorrera vivieron la noche del viernes momentos amargos al ver cómo la crecida de estos ríos se llevaba a su paso algunas de sus pertenencias e inundaba sus casas.