Panamá Nacionales -  28 de diciembre 2020 - 14:38hs

Unidad de Quemados registra la cantidad más baja de pacientes de los últimos 5 años tras Navidad

Nimay González
Por Nimay González

Tras la celebración de las fiestas de Navidad , la Unidad de Quemados del Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel registró el ingreso y brindó atención a un total de cuatro pacientes después de haber sido víctimas de quemaduras por escaldaduras y de contacto directo con objetos calientes.

El nosocomio destaca en un comunicado que esta es la cantidad más baja de ingreso de niños quemados registrada en los últimos cinco años, además de que no se reportó ninguna quemadura a raíz de la manipulación de artefactos pirotécnicos, tras las celebraciones navideñas.

“He quedado asombrada, porque llegaron pocos pacientes y los que atendimos fueron con heridas superficiales, se les pudo colocar una cobertura sintética y darles salidas en corto plazo”, manifestó Marvis Corro, jefa de la Unidad de Quemados.

Destacó que una de las piezas claves para que la atención a estos pacientes haya sido expedita y ambulatoria, evitando así los ingresos de hospitalización por largo periodos, ha sido la apertura de la Clínica de Heridas.

Por otro lado reiteró que entre las recomendaciones que deben ser tomadas en cuenta para evitar quemaduras en los hogares, se encuentran:

Evita cocinar, beber o llevar alimentos calientes mientras carga a su hijo. No colocar alimentos y líquidos calientes en las mesas. No usar manteles cuando haya niños pequeños. Gira las manijas de las ollas y de las sartenes para que apunten hacia la parte trasera de la cocina, y usa las hornillas traseras siempre que sea posible. Supervisa siempre la cocina mientras cocinas. Establece zonas prohibida como la cocina, fogones o cualquier área de cocina. Mantén los dispositivos térmicos fuera del alcance de los menores, entre ellos, planchas y rizadores, etc. Comprueba la temperatura de los alimentos antes de servirlo a niños pequeños. Ten cuidado al calentar alimentos o líquidos en un microondas, ya que podría hacerlo de manera dispareja. Cubre los tomacorrientes que no se utilicen con una tapa de seguridad. Introducir un tenedor, una llave u otro objeto de metal en un tomacorriente podría provocar una quemadura eléctrica. Mantén los cables eléctricos fuera del camino para que los niños no se los lleven a la boca. Reemplaza los cables eléctricos dañados, frágiles o desgastados. No instales cables por debajo de alfombras ni de tapetes. No permitas que los niños jueguen con fuegos artificiales o bengalas ni cerca de ellos. Guarda los fósforos y los encendedores bajo llave, enseñe a los niños que los fósforos y los encendedores no son juguetes. Mantén las velas encendidas fuera del alcance de los niños y apágalas antes de retirarte de la habitación. Ten cuidado con los cigarrillos. No fumes dentro de la casa, en especial, en la cama. Usa ceniceros grandes y profundos. Vacíalos con frecuencia y mójalos con agua antes de tirar las cenizas y los cigarrillos.

Por otro lado, en el caso de que el niño sufra alguna quemadura, se recomienda lo siguiente:

Dejar caer abundante agua del grifo sobre el área de la quemadura hasta que la persona se sienta aliviada, siempre que la quemadura sea pequeña. Aislar lo que esté quemado en la piel como ropa, aretes, líquidos u otros objetos. Cubrir el área quemada con algo limpio. Trasladar al menor al centro médico más cercano. Cabe mencionar que la Unidad de Quemados del Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel mantienen recluidos otros cuatro pacientes a la fecha.