EFE

Cerca de 8.500 luces con forma de fantasmas, lápidas o calabazas decoran la casa de Brandon Bullis y su familia para celebrar Halloween y atraer a cientos de personas con una buena causa, recaudar fondos para los niños con cáncer y enfermedades terminales.