AFP

Imponentes subidas en las colinas, descensos a velocidad de bala y magníficos escenarios… el Tour de Francia lo tiene todo. Pero para muchos, la verdadera atracción no son solo los ciclistas, sino las filas de vehículos estilo carnaval que los preceden, conocidas como “las caravanas”.