La primera noche en el mejor hotel del mundo en Indonesia fue toda una travesía, una experiencia que jamás olvidaría el chef Andrés Morataya.