De los testimonios de otras personas se aprende mucho. Este es el caso de Jossary Pérez, quien aprendió a vivir a plenitud un día a la vez.