Atenógenes Rodríguez

Las partidas discrecionales no son un tema nuevo. Tal como se conocen en la actualidad, fueron establecidas en la ley del Presupuesto del año 1995. Antes de eso se les llamaba fondos para imprevistos o fondos para la comandancia durante la época militar. La legalidad de la partida y su uso se sustenta en que es parte de la ley de Presupuesto que, al caracterizarla como discrecional le permite al presidente de la República darle uso libre de dichos fondos, es decir una chequera en blanco para cada presidente de turno desde el año 1995.