Jonathan Cedeño

El programa de Invalidez, Vejez y Muerte de la Caja de Seguro Social camina en la cuerda floja, registra lo que expertos vaticinaban, un déficit operacional.