RAÚL LÓPEZ ARANDA

Erika Ávila, era una mujer sana y feliz, pero un temor amenaza su vida. Solo la ciencia le puede brindar esperanzas.