Raúl López Aranda

Todos los años en aguas panameñas ocurre un espectáculo natural que une al ser humano, al mar y a un enorme cetáceo. El mamífero llega a nuestro territorio para cumplir un objetivo vital.