Raúl López Aranda

Su vida pende de un hilo que en el momento menos esperado se puede reventar. Es una agonía que sufre junto a un ser querido que la acompaña día y noche. Sólo una cirugía y la solidaridad la pueden salvar.