Raúl López Aranda

Una predisposición genética, el colesterol y la obesidad podrían provocarlas, pero una dieta balanceada es capaz de prevenirlas.