Raúl López Aranda

El paso del tiempo no ha perdonado las infraestructuras de una obra salesiana que durante años ha contribuido a la formación técnica de los jóvenes panameños. Los daños sólo podrán ser solucionados con una cuantiosa inversión.