Raúl López Aranda

Con sus manos crean las prendas que lucen las empolleradas, es una tradición que vino de europa y que en Panamá encontró otra cuna. Un oficio que une generaciones y que le da más brillo a la cultura panameña. 

VER: Los herederos de la orfebrería, la llama de la tradición.

Publicidad