Raúl López Aranda

Viven en uno de los lugares más pobres de la capital. Comer tres veces al día es un lujo que no se pueden dar. La precaria situación económica les niega la superación.