El mínimo error sale caro y ya no existe salvación para ninguno.