¡Qué barbaros! los chefs no se esperaban el reto de cocinar en la madrugada.