Los chefs que perdieron la Guerra de Restaurantes deben enfrentarse en un reto muy curioso.