Desde la cubierta de un crucero, los chefs deberán preparar salsas para cada proteína.