Los chefs debían convertir un plato con el toque panameño.