¿Hambre? La solución está en este mondongo a la culona acompañado con un buen plato de arroz, una de las especialidades de Diablicos Restaurante.