AFP

Una empresa estonia comenzó a usar robots para repartir pedidos de restaurantes a domicilio. Respetan las normas de tránsito y tienen cámaras y sensores para evitar colisiones con transeúntes.