En un tiempo sin tiempo y en una tierra sin ley, Tita Basante se enfrenta al mal encarnado en Nuncia Pompeya. Por culpa de ese anhelo, Nuncia se obsesiona por conseguir el amor y las tierras de "El Macho" Cárdenas, quien la desprecia, enamorado como está de la humilde Tita.